30 set. 2008

Coleccionista #10: Jose González

¿Cuál fue el primer disco que compraste y a qué edad?
En vinilo fueron tres de golpe, creo que a los 16: el primero de King Crimson, uno de The Cult y un maxi de Joy Division. Mi primer negocio redondo fue cambiarle a un amigo el de los Cult por el Outburst de los Nomads.

¿Cuál ha sido el último? ¿Qué estás coleccionando en estos momentos?
Lo último han sido otros tres: Return to Cinder de Wooden Tit, un single de Ricky Nelson y Halfway to Sanity de los Ramones que lo tenía en cinta desde el instituto y ya tocaba. Hombre, tanto como coleccionar… ahora ando liado con dub y cosas de esas; On-U Sound, rock and roll... de todo un poco y con mucha calma.

¿Cuál es tu hallazgo más precioso? ¿Qué disco consideras la joya de tu colección?
Por razones sentimentales todos los singles y Lps de Jesus & Mary Chain del principio. Fue lo primero en lo que me metí de cabeza. BUP y COU con peinado a lo hermanos Reid y tal. La de discos y grupos que conocías gracias a sus entrevistas, tremendo... No por caro, ni raro, ni nada de eso pero el 7” del Pop Group con She is beyond good and evil es de mis favoritos.

¿Artwork y portadas favoritas?
Las de los tres discos de los Sparks esos tan bonitos de mediados de los 70: Kimono my house, Propaganda e Indiscreet, me gustan de veras. Gente haciendo algo y mucho colorido no suelen fallar. Yo que sé, las de Bo Diddley también están muy bien... muchas de los 50... la de A date with Elvis de los Cramps, la del LP de Milk ‘n’ Cookies... las de Redskins del rollo constructivista, las de los dos primeros de los Holy Modal Rounders y las de los Fugs aunque sean en blanco y negro...

¿Cómo tienes ordenada tu colección?
Todo el bloque 60's hasta hoy por un lado; 50's, soul, dub y glam por otro y todo ello alfabéticamente. Suele haber un montón informe con las novedades desordenadas por el comedor. Lo cierto es que no hay dios quien encuentre nada pero bueno. Cada dos-tres meses hay que reorganizar el tema.

¿Sabes cuántos discos tienes?
Ni idea, hace un montón de años que no los cuento.

¿Cuál es/era tu tienda de discos favorita?
De las desaparecidas recuerdo las de Santa Coloma cuando empezaba a comprar música. Prácticamente no tenías que ir a Barcelona para encontrar cosas chulas y en serie media (estas portadas abiertas de las reediciones de ahora y el vinilo de kilo y medio casi me gustan menos que el CD). Hardcore en la calle Industria estaba muy bien. Todo lo que vendía era cojonudo, el tío que la llevaba te hacía rebajillas, sonreía, contestaba el saludo inicial, decía gracias y a veces hasta regalaba promocionales. En 7 pulgadas también había discos chulísimos y bien baratos.
Del mundo de los vivos: Dientes Largos en Pamplona está estupenda, con una persona que sabe lo que vende y que por eso mismo no intenta endosártelo a precio de 5 JJJJJ. Raro entre los tenderos del norte con esa tendencia a meterla doblada. Ah! También me gusta La Casa Usher, en Barcelona, junto al metro Llacuna. En el sur de Francia encuentras tiendas estupendas y en cierto modo “especializadas”. Mucha segunda mano, bien clasificada y a muy buen precio. En Toulouse hay varias perfectas, aunque en Montpellier o Perpignan tampoco están mal. Y las inglesas y americanas de discos viejos, claro.

Cuéntanos el episodio más memorable de tus días de cazador de discos (un timo, un error, un triunfo, un encuentro, un robo, una conversación...)
Nunca he sido amigo de lo ajeno. ¿Robos sufridos? Uno literal; el caso del metalista adolescente que se dedicó a vender gran parte de mis CD's en la tienda de segunda mano de debajo de casa mientras colocaba el nuevo techo de la cocina.
La única tienda en la que nunca tuve agallas para entrar: Rock & Blues en la calle Tallers, menos mal que ya cerró porque era inquietante. Aquel hombre vestido de ciclista con casco y mascarilla y la música a todo trapo. Me contaron que en cierta ocasión traspasó el umbral uno de Pamplona y que al dirigirle la palabra al dependiente éste se le puso a llorar y a gimotear como pidiendo piedad.
También tengo un recuerdo borroso de un lugar mágico en Santa Coloma: consistía en dos sótanos del tamaño de dos pisos a reventar de vinilos en todos los formatos. Nos invitaron a ron, nos llevamos unos discos guapísimos y el más caro creo que fueron 500 pelas. Nunca volvimos y puede que nunca estuviéramos en realidad.

¿Ha cambiado tu perspectiva del coleccionismo de discos desde la aparición de Ebay y la compra por Internet?
La compra por internet es perfecta para esos días en los que no necesitas: sobacos ajenos, miradas fenicias, taladros, fantasmas de las navidades pasadas que encuentras en espacios reducidos y no sabes como esquivar... Además, sólo compras lo que realmente buscas y no la cagas una y otra vez a la caza de nuevas sensaciones que no necesitas. Qué más se puede pedir. Comparado con la antigua forma de compra por correo es la pera. Ebay es como todo, abunda el mamoneo pero nadie está obligado a tragar. Lo que sí que revienta es la coletilla esta de: “En Ebay está a XXX euros, una puta joya, nen”, pero así es la vida.

¿Aireas tu colección? Es decir: ¿Pinchas discos o realizas una actividad didáctica similar?
Sólo con Hungry Beat, colectivo errante, pero la cosa está jorobadilla últimamente.

(José González fue miembro y co-líder de TCR y de Los Incrucificables. Desde que no toca la guitarra en escenarios es miembro de Hungry Beat, que le reclutó por su colección y conocimiento bibliotecario de DIY punk, pop rarísimo, psychobilly, 50's rock'n'roll y otros campos magnéticos sabrosos, así como por su talante bebedor)