13 oct. 2009

Por favor, no insulten a la clase trabajadora

Por Vicenç Navarro

Publicado en el diario digital el PLURAL, 5 de octubre de 2009

El artículo critica la terminología utilizada en las culturas mediáticas y políticas del país para definir su estructura social, agrupando a los españoles en tres categorías: clase alta, media y baja, transformando a España en un país de castas, en el cual se define a amplios sectores de la clase trabajadora como clase baja.


Si ustedes leen la prensa o escuchan la radio o ven la televisión se darán cuenta que términos como burguesía, pequeña burguesía, clase trabajadora o lucha de clases (términos todos ellos utilizados ampliamente por las dos tradiciones sociológicas más importantes del mundo occidental, tanto la weberiana como la marxista durante la mayoría del siglo XX) han desaparecido prácticamente de la narrativa mediática y política del país. Aquellas voces aisladas que utilizan tales términos son inmediatamente acusadas de “anticuadas” o lo que es peor, son marginadas, mantenidas en cuarentena para impedir el contagio a la población.
Resultado de esta discriminación de estos términos del lenguaje hemos visto su sustitución por otros términos, agrupando la ciudadanía de España en tres clases sociales: los ricos, los pobres y la clase media, que está entre los dos polos, el de arriba –los ricos- y el de abajo –los pobres-. En esta nueva tipología, la mayoría de la ciudadanía está y se define como clase media. A las otras dos clases se las llama clase alta (a los ricos) y clase baja (a los pobres). De ahí que la nueva estructura social agrupa a los españoles en clase alta, clase media y clase baja.
En las encuestas sobre la estructura social, se le pide a la población, como consecuencia de este entendimiento de la nueva estructura social de España, que se defina, preguntándole, ¿es usted de la clase alta, de la clase media o de la clase baja? Y como es predecible, la mayoría de la población se define como clase media. De ahí que la gran mayoría de los medios de información y persuasión toman estas encuestas como muestra de que somos un país de clases medias. Tengo que reconocer que si un encuestador me para en la calle y, como parte de la encuesta, me pide, “¿es usted de clase baja?”, le contestaré mirándole fijo a la cara “y su madre también”, pues tal categorización es un insulto, independientemente de la voluntad del encuestador que sin ninguna duda no intenta insultar. Pero la pregunta es insultante. Y sin embargo se hace constantemente. En realidad, en estadísticas del estado español esta definición se hace incluso más detallada, con lo cual a los españoles se nos cataloga de clase alta, clase media alta, clase media baja y clase baja. Yo sugerí irónicamente que se añadiera otra categoría, la de baja baja. España, con esta nueva tipología se transforma en una sociedad de castas, con la casta superior, la casta media y la casta baja.
Un ejemplo reciente de tal manera de analizar la estructura social fue una encuesta que se publicó en El Periódico sobre la clase social de las audiencias televisivas. En tal encuesta se evaluaba la audiencia no sólo por su tamaño, sino también por su clase social, es decir, siguiendo la nueva terminología, clase alta, clase media y clase baja. Como que la encuesta de la audiencia valoraba más la audiencia de clase alta que la de clase baja, tengo curiosidad por saber cuantos televidentes del programa de clase baja equivalían a uno de clase alta. En esta visión, nos agruparon a los españoles en sectas (perdón, clase social) en la que unos están en la clase alta y otros en la clase baja, con la clase media por en medio.
Este tipo de lenguaje se ha ya generalizado y supone un insulto a los grandes sectores de la población trabajadora no cualificada y que queda agrupada bajo la categoría de clase baja. Me recuerda a aquella expresión utilizada por la oligarquía que gobernaba España durante la dictadura, que se refería a las personas de clases trabajadoras como “pertenecientes a las clases humildes”. No era infrecuente que se utilizara el término “pobre pero honrado”, asumiendo implícitamente que la mayoría no eran honrados, pues en caso de serlo no habría necesidad de aclararlo. Esta expresión, por cierto, continúa utilizándose. Así, en La Vanguardia, propiedad de la familia burguesa Godó en Cataluña, se publicó recientemente un artículo sobre el muy popular entrenador del Barça, Pep Guardiola, cuyos padres son obreros, a los cuales el artículo se refería como de “familia humilde pero honrada”. Esto está escrito en el año 2009, año que ha visto un enorme número de casos de latrocinio y corrupción en la burguesía catalana, lo cual parecería justificar que se utilizara la expresión para definir a una persona de clase alta, como un “burgués pero honrado”, categoría que comienza a ser una excepción.
Me parece correcta la expresión de persona de renta alta, mediana y baja. Pero me parece insultante que se hable de clase alta, media y baja. En realidad los términos burguesía, pequeña burguesía, clase media y clase trabajadora (a la cual pertenece la mayoría de españoles) son términos científicos y por lo tanto válidos tanto en el siglo XIX como en el XX y XXI. La ley de gravedad es muy antigua pero no es anticuada. Si no lo cree, salte de un cuarto piso y lo verá. Naturalmente que la composición de cada clase ha ido variando. Así por ejemplo, la clase trabajadora en la mayoría de países desarrollados está constituida por trabajadores de servicios, en lugar de cómo antes, de trabajadores de la manufactura. Pero clases existen y ello es fácil de demostrar. Las cifras de mortalidad lo confirman. En general, hay una relación entre como la gente muere y como vive. En España un burgués vive dos años más que un pequeño burgués, el cual vive dos años más que un profesional de clase media, el cual vive dos años más que un trabajador cualificado, el cual vive dos años más que un trabajador no cualificado, el cual vive dos años más que un trabajador no cualificado con más de cinco años en paro. La diferencia entre el último y el primero son diez años (repito, diez años. En la UE-15 son siete años). Las distancias de años de vida son promedios y en general son menores entre las clases de renta superior que no entre las clases populares. Simplificar esta realidad y ponernos a todos en un sistema de castas en que la mayoría estamos en la media es una política de las “clases altas” para hacerle olvidar a usted y a mi que hay clases sociales en España, ocultando también que hay una lucha de clases que la clase alta gana casi cada día, incluso configurando el lenguaje que se utiliza en la cultura mediática y política del país.
Una última observación. Le ruego al lector que, si está de acuerdo con este artículo, lo envíe a cualquier periodista, tertuliano o político que utilice tales términos, exigiéndole que no insulte a la clase trabajadora de este país, que aún cuando su renta es baja, la clase no es una casta baja.