22 febr. 2011

Yo Fui #9: Ricky Brighton



¿Dónde estabas tú en el 77?
A mis doce años, iba al colegio, en verano viajaba en coche con mi familia (una vez llegamos hasta Hungría, aunque creo que era más pequeño), leía libros y escuchaba los discos que había en casa, veía Aplauso por la tele…

Eres de los primeros mods certificados en tu ciudad. ¿Cómo, cuándo y por qué entraste en contacto con tu subcultura? ¿Y a qué edad firmaste?
Seguro que no fui el primero, pero surgí por generación espontánea, pues por entonces no había visto todavía ningún mod en Barcelona. Tenía dieciséis años y ocurrió en Londres durante un concierto de los Purple Hearts en un pequeño club al que había acudido en solitario, tras huir con nocturnidad de la familia que me hospedaba en su casa del barrio de Wimbledon. Pero quiero dejar claro que antes de hacerme mod ya era un fanático obsesivo de los Who y de los Jam.

¿Formaste parte de algún otro culto antes del mod, o fue éste tu primer amor?
Fue mi primer amor, pero me gustaban muchos otros grupos que no eran nada mods.

¿Qué recuerdas del momento concreto en que pasaste a ser Uno de Ellos?
Fue bonito, aunque no lo compartiera con nadie. Eso me hacía más único. Al día siguiente me compré algo de ropa y la estrené muy orgulloso, me sentía bien en el vagón de metro…

¿En qué situación recuerdas que se encontraba la cultura popular, o la subcultura del rock’n’roll, cuando tú te empezaste a sentir atraído por ella?
A nivel internacional, el punk acababa de morir y todas sus secuelas (algunas de ellas apasionantes) estaban en pleno apogeo. En Barcelona, ya estaban apareciendo los primeros grupos que desafiaban sin ser muy conscientes un panorama muy anquilosado, con las primeras propuestas “independientes”. Era un momento de clara efervescencia.

¿Cuál era la reacción de la gente corriente a tu imagen? ¿Violencia, pitorreo, asombro, admiración...?
Asombro con algo de pitorreo por parte de los mayores. Desprecio con algo de violencia por parte de algunos contemporáneos.

¿Existían, según lo recuerdas, enemistades entre las distintas bandas juveniles?
i hablamos de principios de los 80 en Barcelona, los punks y los rockers eran enemigos de los mods, y los quinquis eran los que realmente podían hacer daño. Pocos años más tarde, punks ya no había, los rockers y los mods eran amigos y los que hacían daño eran los skins fachas.

¿Se diferenciaba mucho el ambiente mod de extrarradio del urbano?
Sé que hubo bastantes mods solitarios y abandonados en los lugares más alejados. En el extrarradio de Barcelona, los mods eran tal vez más fiesteros y bestias que nosotros, pero confraternizábamos sin problemas. Claro que hablo desde mi posición de “Ricky Brighton”, es decir, de un respeto y generalizado por parte de todos hacia mi persona.

¿Cuándo y cómo recuerdas empezar a sentirte acompañado? Es decir: ¿Cuando empezaron a afiliarse nuevos miembros a tu club? ¿Quiénes eran?
Fue muy curioso porque el mismo día que volví a Barcelona convertido en mod, conocí a un montón de mods en el concierto de Ian Dury, Tequila y Telegrama en la Festa de Treball. A partir de aquel día me sentí muy bien acompañado, ¡aparte de que mi hermano también se había vuelto mod! Los que conocimos aquella noche: Jorge Lorente, Álex Tejero, Alfredo Calonge, Juan Carlos, Luisja, Karim, Ferran… Y poco después, Felipe, Ringo… Qué fuerte, me estoy dando cuenta de que casi todos los nombres eran en castellano. Qué época tan rara… y qué gente tan fabulosa.

¿Puedes definirnos tu look en tu época de mod primerizo?
La americana de rayas comprada en Carnaby me la ponía mucho, sobre todo en los primeros conciertos. Mi abuelo materno me regaló varios trajes que mi abuela paterna me cosió para que me encajaran, aunque las americanas ya me iban perfectas. Llevaba muchas chapas en las solapas. También tejanos y bambas John Smith blancas. Tenía dos camisetas de los Jam y una preciosa de Marilyn Monroe.

¿Cuáles eran tus pasiones entonces? ¿Qué discos te chiflaban?
Tocar en el grupo era una pasión a veces frustrante, porque andábamos a tientas sin saber muy bien cómo hacerlo, a la vez que quemábamos etapas a una velocidad alucinante. El apoyo tan incondicional de los mods era emocionante y alentador. Al principio me alucinaron los discos de los Who, Rolling Stones, Small Faces y Kinks. Toda la discografía de los Jam. The Chords, Lambrettas, Purple Hearts, Dexy’s. Paul Collins Beat y The Knack. Singles de Protex y Dolly Mixture. Luego compré muchos discos de soul de la discográfica Kent y de blues de Charly Records y otras. Tamla Motown. Un poco más tarde, me encantaron los Barracudas y los Prisoners. La lista sería interminable.

¿Bailábais?
Al principio poco, luego mucho, aunque los demás solían bailar siempre más que yo.

¿Había muchas chicas, o lo recuerdas como un entorno más bien masculino?
En los primeros días no había ninguna. Era MUY masculino. Luego aparecieron modettes como Gemma, Angie, Charo, la Taxi… Cuando algunos conseguimos tener novia, no solían ser mods pero participaban tranquilamente de nuestros numerosos “eventos”.

¿Todavía te sientes mod? Si la respuesta es no: ¿Por qué te distanciaste de tu subcultura?
Sí. Aunque lo siento como una contradicción, porque siempre lo he relacionado con un movimiento post-adolescente y ver a algunos mods entrados en años me resulta extraño. Siempre seré mod.

¿Qué piensas de las generaciones que han continuado la tradición en las décadas posteriores?
Fantástico. Adelante. Cuando nosotros empezamos en Barcelona, surgíamos de la nada más absoluta. Ahora ya es un hecho demostrado que cada año surgirá un nuevo mod de 17 años en algún instituto de la ciudad.

(No tiene sentido tratar de camuflarlo: Ricky era uno de nuestros ídolos de infancia. Alto, bien plantado, moderno y miembro de Brighton 64, protagonistas absolutos -junto a Jam y Who- en el artwork decorativo de nuestra carpeta del instituto a los 14 años, Ricky simbolizaba en la Barcelona de 1985 algo parecido a un "mod god". Con esos peinados rotundos y excesivos, sus pantalones impúdicamentente cortos -podríamos aventurar que Ricky es el culpable de que en los mid-80's los mods llevaran los pantalones enseñando 15cm de calcetín- y los discos maravillosos de su grupo, Ricky Gil simbolizaba bastantes de las cosas que no te importaría ser a los dieciséis. Ricky, por supuesto, fue uno de los mods pioneros de la ciudad, y por ello le hemos traido aquí . Y para colmo es una persona benigna. Te saludamos, Ricky)