02/12/2010

Y nuevo alud de actualizaciones en Bendito Atraso

Hay de todo: artículos sobre Aterriza como puedas (celebramos el 30 aniversario), críticas de Saint Etienne y Teardrop Explodes (y quince discos más), piezas sobre dandis del Soho 40's, críticas de libros sobre padres abusivos en Alaska, y las Listas/Disco/libro del mes de diciembre (¡Monkey Business! ¡Moscú-Petushkí!). Es aquí, ya lo saben. Y cuidado con el empacho de palabras.

Yo Fui #8: Roger Geli


¿Dónde estabas tú en el 77?

En el 77 tenía 10 años o sea que no tengo nada que contar que tenga relación con música o subculturas juveniles. Sí que recuerdo ya en mi último curso de EGB allá por el 79/80 que en clase de música nos dejaban traer discos y allí me planté más contento que un ocho con mi flamante primer disco de Specials bajo el brazo, (recuerdo otros compañeros llevando discos de Pistols, Matchbox y AC/DC). La profesora chocheaba un poco (al ser ya de edad algo avanzada) así que un servidor y varios compis se hicieron con el control del tocata, con lo que nuestros discos sonaban una y otra vez; evidentemente teníamos vetada cualquier ñoñería tipo Tequila o rollazos progres a lo Lluís Llach,

Eres de los primeros skinheads certificados (o el primero) en tu ciudad. ¿Cómo, cuándo y por qué entraste en contacto con tu subcultura? ¿Y a qué edad firmaste?
Pues básicamente por los discos: especialmente por la 2 Tone y por los primeros discos de Cockney Rejects, Sham 69 Angelic Upstarts...; luego recuerdo que durante el Mundial 82 hubo bastante cobertura informativa de los seguidores ingleses y sus desmanes alcohólicos; despertandome bastante curiosidad las imágenes de esos tipos rapados y con botas Dr.Martens. Aparte de esto en esa época ya establecí contacto con un grupillo de punks de mi zona (Gràcia) que se reunían habitualmente en la sala de juegos recreativos “Miki” de Plaza Lesseps, mayoritariamente eran colegas o integrantes del grupo Odio Social (como era conocido por aquel entonces) que a su vez eran amigos de integrantes de otros grupos como Ultimo Resorte, Frenopaticss o Decibelios, así fue conociendo a más peña del ambiente punk y de la pequeña escena skin que había en Barcelona en ese momento.

¿Formaste parte de algún otro culto antes del skinhead, o fue éste tu primer amor?
Desde los 14 años consumía bastantes discos de 2 tone, punk rock y mod revival, gustándome aspectos de todos estos rollos, pero sin considerarme ni una cosa o ni otra; yo creo que fue a partir del año 83 cuando pasé a formar parte de la minúscula lista de skins locales. Realmente de la escena punk rock me interesaba mucho más la llamada escena oi! (con bandas como 4 Skins, Business, Last Resort, Red Alert, Blitz...), que el resto de la escena punk del momento que ya empezaba a virar hacia el hardcore o el llamado anarcopunk. Aparte mi devoción por la 2 Tone y los sonidos oldies jamaicanos como Desmond Dekker, Toots & The Maytals o Prince Buster hizo el resto.

¿Qué recuerdas del momento concreto en que pasaste a ser Uno de Ellos?
No creo que sea un momento concreto, todo tiene un proceso; de todas formas, puestos a decir, el bolo que hicieron Decibelios en un camión en plena calle, fue un hecho bastante definitivo a la hora de decantarme hacía el rollo skin; la verdad es que fue un directo cojonudo: el grupo desgranando su set, mientras Fray iba pasando birras al publico, las cuales después de ser bebidas eran lanzadas a los coches que habían quedado bloqueados en el lateral de la Gran Vía y hacían sonar sus cláxones e insultos a los 40 pirados que bailabán en medio de la calle bajo una intensa lluvia. Realmente fue genial y a mis 17 años recién cumplidos me impactó bastante. ¡Venga si, ese fue el momento!

¿En qué situación recuerdas que se encontraba la cultura popular, o la cultura rock’n’roll, cuando tú te empezaste a sentir atraido por ella?
Yo creo que bastante mal; pocos conciertos, pocos de nuestros discos favoritos editados aquí, imposibilidad de conseguir mucha de tu ropa favorita... Para muchas cosas el único recurso era esperar a que algún colega subiera a Londres o Amsterdam y te bajará tal disco o tal cazadora; en la mayoría de los casos se fundía tu pasta en copas o lo que traía no era de tu talla. Respecto a garitos la cosa tampoco estaba muy boyante, el Fantastico era el local de referencia para los punks y skins de Barcelona y el Boira para los Mods; posteriormente la mayoría de la gente se trasladó a los baretos de alrededor del Zeleste antiguo en la calle Platería, por los cuales en las noches del fín de semana se movía la mayoría de la parroquia punk, skin, mod o rocker de la ciudad.

¿Cuál era la reacción de la gente corriente a tu imagen? ¿Violencia, pitorreo, asombro, admiración...?
Supongo que a veces asombro, aunque nunca he sido de ir con botas hasta las rodillas, ni el pelo al cero, por lo cual tampoco recuerdo que levantará gran reacción. Lo que si te preguntaba mucha gente es si estabas en la mili, porque en aquellos días era poco habitual llevar el pelo rapado o muy corto.

¿Existían, según lo recuerdas, enemistades entre las distintas bandas juveniles?
Habían tensiones y algunas broncas entre los punks y mods, (nada demasiado importante) y problemas más serios con algunos rockers de a pie y motorizados.

¿Se diferenciaba mucho el ambiente skinhead de extrarradio del urbano?
Fuera de Barna la única gente que había cercana al rollo oi! (que yo recuerde) eran la peña de Olor Inoportable (posteriormente Pisando Fuerte) de Santa Coloma que rulaban por un garito llamado 1984.

¿Cuándo y cómo recuerdas empezar a sentirte acompañado? Es decir: ¿Cuando empezaron a afiliarse nuevos miembros a tu club? ¿Quiénes eran?
Los primeros skins que conocí eran Patrick un skin inglés que vivía en Barna, Fray de Decibelios, Quique, Juan Carlos (alías Rana), y David de Roquetes, que yo diría que era el único de mi edad; los demás eran algo mayores. A partir de ahí se fue ampliando con otros colegas también de mi quinta como Jorgito o Agustín (otro ex-mod).

¿Puedes definirnos tu look en tu época de skin primerizo?
Polos Fred Perry, camisas leñador (compradas en tiendas de moda para la tercera edad), botas doc martens, cazadora harrington , bomber, camisetas de 4 skins, blitz, madness (que me trajo mi hermano cuando estuvo en Londres en el invierno del 83), levis 501 y recuerdo también un sombrero de ala corta y un pañuelo sustraido del armario de mi tío (la cosa estaba un poco precaria y se tiraba con lo que se podía!). Otras piezas básicas del vestuario skin como pantalones staprest, zapatos brogues, crombie… no llegaron hasta muy a finales de los ochenta, cuando pude empezar a viajar a Londres con cierta asiduidad.

¿Cuáles eran tus pasiones entonces? ¿Qué discos te chiflaban?
Las mismas que ahora: la música y una buena farra. Ahí van algunos de los discos más escuchados por mí a principios de los 80´s: Madness “Absolutely”, Jam “All Mod Cons”, Angelic Upstarts “Teenage Warning”, Specials “The Specials”, Slaughter & The Dogs “Do It Dog Style”, V/A “20 Reggae Blockbusters”, Lambrettas “Beat boys In The Jet Age”, The Beat “I Just Can´t Stop it”, The Clash “The Clash”, Dexys Midnight Runners “Searching For The Young Soul Rebels”, 4 Skins “The Good, The Bad & 4 Skins”, Symarip “Skinhead Moonstomp”, Business “Official Bootleg”.

¿Bailábais?
La verdad es que en esa época habían más posibilidades de poguear que de bailar. Evidentemente cuando sonaba ska o reggae se bailaba.

¿Habían muchas chicas, o lo recuerdas como un entorno más bien masculino?
Desgraciadamente casi exclusivamente masculino y las pocas tías que habían eran novias de alguno de la peña, o sea que el resto no se comía un torrao. Yo no recuerdo una chica skin en Barna hasta diría el año 86.

¿Todavía te sientes skinhead? Si la respuesta es no: ¿Por qué te distanciaste de tu subcultura?
Es una pregunta complicada, y lo primero que me sale de la cabeza es decir que no, básicamente porqué no necesito etiquetas y tampoco en el caso que lo continuara siendo lo vives con la intensidad de tus años jóvenes. De todas formas hay que admitir que sigo con los mismos gustos y aficiones de antaño; cosa que en cierta manera me tranquiliza (no he cambiado tanto).

¿Qué piensas de las generaciones que han continuado la tradición en las décadas posteriores?
Pues no sé, que de todo ha habido y habrá: quien realmente se interesa y profundiza en el tema, quien no tanto, y algunos para los que es sólo un uniforme para hacer el macarra durante el fin de semana. De todas formas, después del terrible manoseo mediático que ha sufrido y sufre todo lo relacionado con la palabra skin, es para felicitar a la gente que no da su brazo a torcer y sigue siendo fiel a este culto en su forma tradicional.

(El entrañable Roger Geli, del clan Geli de las tierras altas de Gràcia, es uno de los primeros skinheads de Barcelona, y desde hace casi dos décadas también patrón de la disquería Daily Records, de la que somos asiduos. Roger, si quieren su historial épico como skin teenager, fue el primer batería de Skatalà y fundó la primera banda de street punk de la ciudad, Frontpilsen, así como los trombonescos y más pop Knockouts. Para nosotros es un honor tener a alguien de la primera generación de skins barceloneses aquí; especialmente cuando se trata de alguien tan majote, y a quien conocemos desde lo que parece toda nuestra vida).